E-mail N. 5 – ¿Por qué debemos sacarnos las cordales?