E-mail N. 7 – Si yo sufrí con mis cordales, ¿a mis hijos les pasara lo mismo?